Cinco cuentos que me han hecho llorar

Por Isabel Zapata

Soy una llorona. Lloro en las películas, leyendo, viendo fotos viejas o escuchando canciones como “Las simples cosas” o “Mi viejo”. Cuando le digo con brusquedad a la perra que se baje de la cama y ella pone cara de regaño incomprendido –pero acatado, porque se baja en chinga–, también me dan ganas de llorar. Mi sobrina Lelé aprendió recientemente a decir te amo y lloro al pensar en la primera vez que me lo dijo sin que su papá se lo pidiera. O la gente escogiendo verduras en el súper, tocándolas con cuidado, casi con amor, eso me parece tristísimo.

Como se pueden imaginar, la lista es larga.

Acá van cinco cuentos de los muchos que me han hecho llorar, todos con su respectivo enlace para que los lean y lloren conmigo. Yo pongo los clínex.

 

  1. Crónica del pescador de la Avenida Marginal”, de António Lobo Antunes

man-beach-sea-coast-water-sand-971481-pxhere.com

  1. El pelo del perro”, de Lydia Davis

black-and-white-white-photography-dog-isolated-fur-1118743-pxhere.com

  1. La tercera orilla del río”, de João Guimarães Rosa

 

boat-sunlight-morning-leaf-flower-lake-257-pxhere.com

  1. El chico sucio”, de Mariana Enríquez

architecture-structure-house-window-building-old-867217-pxhere.com

  1. Y, por último, uno de Hemingway que es tan corto que les ahorro el clic: Vendo zapatos de bebé, sin usar.

zapatos de bebe