Cinco cosas que admiro y agradezco de Editorial Argonáutica

Por Robin Myers

  • El arriesgarse desde el inicio por una diversísima gama de géneros literarios.

En el catálogo de Argonáutica se encuentran poesía, crítica, cuentos —específicamente de terror—, novelas; algo para todos. Lejos de adoptar una propuesta cautelosa al inicio de su «emergencia» como editorial, Argonáutica siempre ha propuesto obras audaces, originales, vivas y diversas, confiando tanto en la fuerza de los libros publicados como en la curiosidad y apertura de los lectores.

  • Su apuesta por la traducción como una parte íntegra y necesaria de la literatura en general.

Tanto el catálogo de Argonáutica como la presentación visual de sus libros representan su aprecio por la traducción como algo que nos enriquece a todos. Seamos plenamente bilingües, estudiantes de inglés o de español, o estemos simplemente curiosos por la experiencia directa, encarnada, de ver, hojear y explorar un texto en su idioma original o su idioma de traducción, el catálogo de Argonáutica busca romper con la idea anacrónica de que las traducciones deben ser invisibles. Más bien festeja la colaboración tanto compleja como activa entre autores y traductores, entre un idioma y otro, entre los lectores en México, Estados Unidos y muchos otros lugares del mundo.

  • Su apoyo a sus autores y sus traductores por igual.

Como traductora, agradezco profundamente que en Argonáutica nos vean como colaboradores hechos y derechos, no como meros apéndices a la creación de un libro. Los nombres de los traductores salen siempre en las portadas, existen oportunidades de participar en las presentaciones y lecturas junto a los autores y editores, se fomentan diálogos generativos entre todos. Así se va forjando una comunidad creativa de la que muchas otras editoriales podrían aprender.

  • Su celebración del multiculturalismo y multilingüismo en la literatura y en las colectividades que se pueden generar en torno a ella.

Ante los aumentos de fascismo, nacionalismo y xenofobia alrededor del mundo; ante el desdén y la explotación tanto históricas como contemporáneas de parte del gobierno estadounidense hacia México, así como a los mexicanos y mexicano-estadounidenses que residen en Estados Unidos; pero también ante la realidad cada vez más multicultural y multilingüe en la que felizmente vivimos —es decir, la realidad viviente de la migración y compenetración cultural y diversidad que solo nos enriquecen y nos vinculan—, proyectos como Editorial Argonáutica son más una afirmación de eso último que una simple apuesta por ello. Buscan hacer, vender y difundir libros de una manera que festeje y fortalezca las colectividades multifacéticas que ya definen el mundo que habitamos y queremos cuidar.    

  • Su ayuda a las librerías independientes y su solidaridad con otras editoriales también independientes.

La solidaridad es concreta, no solo ideológica. Desde sus inicios, Argonáutica ha buscado aliarse con otras editoriales independientes en México, tendiendo redes tanto con ellas como con librerías comprometidas, ya sea en México o en Estados Unidos. El blog de Argonáutica ha empezado a publicar perfiles de otras editoriales, por ejemplo, para dar a conocer también el trabajo de ellas; respecto a editoriales y espacios culturales, para dar solo dos casos de varios, pienso en el vínculo sólido y mutuamente solidario que se ha generado con Casa Tomada, en la Ciudad de México, y en Brazos Bookstore, en Houston. Tales vínculos son importantes en términos creativos, sociales y económicos, y me emocionará ver cómo vayan creciendo.

RobinMyers
Robin Myers via Audisea Editora

Imagen de portada: Óscar Estrada